viernes, 11 de junio de 2010

Reseña: Tempus Fugit. Ladrones de Almas

Lectores-as, el tiempo vuela.
Los exámenes ya se han acabado y, seguramente y por fortuna, no tenga que presentarme a ninguna recuperación. Y yo, fiel a vosotr@s, aprovechando esta tarde libre de deberes (que no yo me lo creo), os traigo la reseña de la nueva novela de Javier Ruescas, Tempus Fugit. Ladrones de Almas.

(pinchad en la imagen para acceder a la ficha)
Nota: 8/10

Reseña: Año XYZM (sustitúyase la X por un número bastante elevado): la Tierra, tal como la conocemos actualmente ha dejado de existir. Nuevomundo ha nacido. Las temibles amenazas de los grupos ecologistas y demás gente preocupada por el cambio climático y el efecto invernadero se han cumplido: una gran inundación, como si del segundo Diluvio Universal se tratase, se produjo años atrás, aumentando el nivel de mares y oceános, tragándose casi por completo los continentes, y por lo tanto, el terreno habitable.
Pero Tempus Fugit, como si del moderno Jesucristo se tratase, se erigió con la salvación y el ahorro de espacio necesario que sólo IKEA hubiera podido conseguir: las cabinas de teleporte, artilugios capaces de desintegrar a un humano, llevarlo adónde quiera (a otra cabina de teleporte en otro sitio, claro) y volverlo a... ¿integrar?
¿Y qué consiguen con esas cabinas? En teoría, ahorrar espacio en infraestructuras como carreteras para poder construir aaaaaaaltos rascacielos para habitar lo poco que queda de terreno.

Pero no todo es "felicidad" y ahorro de espacio: una temible plaga está arrasando con la población,
la llaman (música de suspense) la Plaga, y aquél que la sufre queda totalmente congelado, como en un estado de coma, en que no puede caminar ni comer ni nada por el estilo a no ser que otra persona le ayude. Lo más estraño es que la Plaga afecta, mayormente, a los adolescentes y a los jóvenes... ¿será una coincidencia o habrá algo escondido detrás...?
Hanna es una chica de 15 años huerfana, que vive sóla en su pequeño apartamento y viste de gótica para diferenciarse de los demás, que van la moda (casi)uniformada de la ciudad, y además va siempre en bicicleta, a todas partes, en lugar de utilizar esos endemoniados teleportes. Y, además, tiene una cruzada contra Tempus Fugit: cree que son malvados, que están detrás de algo gordo... y tal vez no ande muy desencaminada.
Pablo es un joven de 16 años de otra época que se ha colado en un viaje temporal y ahora está en Nuevomundo, y, por supuesto, sólo quiere volver a su hogar y a su tiempo.
Kleid es un chico de 17 años (casi 18) y es un semiandroide: mitad humano, mitad adroide, y es un ladrón de Esencias. Las extrae, las guarda y las lleva a... (eso tendréis que adivinarlo vosotros ;D).
Los caminos de los tres, aunque parezca que no tienen nada en común, se cruzarán... y nada volverá a ser lo mismo.

Tempus Fugit. Ladrones de Almas, es la tercera novela publicada por el joven Javier Ruescas, y ésta, en lugar de tratarse de la saga, es un libro autoconclusivo. Sí, existen -de momento. Tiene un principio, un nudo y un desenlace en un simple libro, y eso, actualmente, se agradece muchísimo, ya que, como todos sabéis, nos bombardean con sagas y nos sacan el dinero con ellas después de habernos mordido las uñas por su culpa.
Volviendo al tema principal, la nueva novela de Ruescas nos transporta a un más que posible futuro (por lo que respecta a la inundación provocada por el cambio climático) con una prosa sencilla, aunque no por ello simple, adictiva y sin tabúes: cuando se ha de insultar, se insulta, y no se anda por las ramas con eufemismos ni se limita a las cuatro maldiciones básicas que abundan en la literatura juvenil. Y eso a mi me encanta: las cosas por su nombre, por favor.
Además, la novela no sólo cuenta con una escritura más que agradable (no había leído nada de Javier con anterioridad, y me ha sorprendido gratamente), si no que posee un argumento bastante original, y supone un soplo de aire fresco tras todo lo que estamos acostumbrados en la literatura juvenil más tradicional.

Los personajes, para tratarse de un libro autoconclusivo que cuenta con "pocas" páginas para explicar una historia (recordemos las páginas y páginas que contienen las sagas, empezando por Memorias de Idhún), están muy bien definidos y cuentan con una buena personalidad, además de que cada uno de ellos cae bien. Otro aspecto a destacar es que Hanna, la chica protagonista, no tiene el síndrome Bella: chica pánfila con complejo de damisela en apuros incapaz de hacer algo por sí sola. Al contrario, ella lucha y se mueve, busca soluciones y huye si es necesario. Hanna no se quedará quieta, ayudará a Pablo a regresar a su tiempo y dudará en ocasiones, pero no todos somos perfectos. Y claro, todos sabemos que un requisito fundamental que han de tener los protagonistas es que caigan bien y tengan fuerza e ímpetu.

Sobre el final... ¿qué podría decir? Está bien, cierra la historia y no decepciona. Te deja conforme y satisfecho, con una sensación de "no he perdido el tiempo", y nunca mejor dicho. Además, el título hace justicia, cuando te pongas a leer perderás la noción del tiempo (lo sé, chiste malo donde los haya, pero hoy las musas no me acompañan), sobre todo por esos capítulos cortos de 10 páginas, más o menos (a veces más, a veces menos), cada uno.

Y... ¿por qué un 8? Porque se lo merece: es un libro muy entretenido y adictivo, engancha y, como ya he dicho, es muy original. No obstante, es un libro el cual su función es simplemente entretener y hacerte pasar unos días (días en mi caso, tal vez una tarde en otros) muy agradables respecto a su lectura. Pero como no tan sólo se limita a eso, le he subido a un 8 y no le he dejado con un 7-coma-algo.


En resumidas cuentas: un libro entretenido, cuya historia podría haber dado más de sí, pero que tal vez eso lo habría empeorado. Es adictivo y original, y su prosa perfecta. Ha sido la primera vez que he probado algo de Javier Ruescas y, sin duda, ha merecido la pena.
Si buscas un grato entretenimiento para soportar las inminentes y calurosas noches de verano, este es tu libro.

El autor: Javier Ruescas

Javier Ruescas Sánchez nació el 14 de diciembre de 1987 en Madrid. Tras cursar sus estudios de primaria, ESO y bachillerato en el mismo colegio, decidió probar suerte en Ingeniería de Montes. No duró ni 6 meses. Tras valorar diferentes opciones decidió que lo que más le convenía era estudiar Periodismo; carrera en la que se acaba de licenciar.

Comenzó a escribir a la temprana edad de 11 años, y a los 15 ya enviaba sus manuscritos a las diferentes editoriales que pudieran estar interesadas en su trabajo, sin más resultado que unas cuantas respuestas negativas.

No fue hasta 2009 que su primera novela vio la luz. De temática juvenil fantástica, la trilogía Cuentos de Bereth le situaría en el panorama literario juvenil actual como uno de los escritores españoles más jóvenes.

Tempus Fugit. Ladrones de Almas es, según su autor, una aventura moderna, con ciertos toques distópicos y fantásticos cuyo origen se encuentra en dos de las constantes más presentes en su vida: en primer lugar, la presión a la que, según él, se ven sometidos continuamente los jóvenes a la hora de realizar sus elecciones y, por otro lado, el tiempo dedicado a viajar diariamente a cualquier lugar. Éstas, además de otras ideas como una historia de amor a través del tiempo y el cuidado de la naturaleza y del planeta, desembocaron en esta novela que no dejará a nadie indiferente.

A parte de escribir, Javier es el diseñador y director de múltiples páginas webs relacionadas con la literatura juvenil que le han reportado fama mundial. Creó el primer site oficial de Peter Pan en español y más tarde el de La Saga Crepúsculo, de Stephenie Meyer (www.crepusculo-es.com) y el de Ghostgirl (www.ghostgirl.es), entre otras. Además, trabaja como reportero y maquetista en la conocida revista de literatura juvenil on-line www.eltemplodelasmilpuertas.com.



Extraído de Alfaguara Juvenil.



Agradecimientos a la editorial Alfaguara Juvenil

5 comentarios:

Mike 11 de junio de 2010, 20:06  

¡Buenísima reseña!

Este libro me ha llamado desde el principio, y creo que lo leeré muy pronto porque tiene una pinta increíble.

¡Un saludo!

Izzy 13 12 de junio de 2010, 8:46  

Aquí estáis todos, poniéndome los dientes largos, larguísimos y dándome una envidia que parezco Shrek.

Besos

Patry-Chan 12 de junio de 2010, 14:53  

Bua, Matt!
Me has dejado con la baba colgando!! Como siempre, tus reseñas son geniales, no me canso de visitar tu blog, y otra vez me has dejado con las ganas de correr a la librería a por un libro.
Ya conocía tempus fugit desde que salió, pero no puedo comprarmelo, POR AHORA, en cuanto tenga unos duriyos voy a por él!!

Gracias por la reseñaza!! Saludos ^^

Javier Ruescas 12 de junio de 2010, 19:54  

¡Gracias por la reseña! Me alegro de que te haya gustado :) :)!

Javier

ChocolateMe 13 de junio de 2010, 1:23  

Buena reseña! La verdad es que tiene buena pinta el libro!
Saludos!

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP