domingo, 5 de agosto de 2012

Reseña: Extrañas apariencias

LA RESEÑA CONTIENE SPOILERS DE ENTREGAS ANTERIORES HASTA SU MITAD

Título: Extrañas apariencias
Título original: Passing Strange
Autor: Daniel Waters
Año de publicación: 2011
Editorial: Molino
ISBN: 9788427200883
Precio: 16 €
Páginas: 425
Edad: + 14
Saga: Trilogía Generación Dead
Película: no (?)
Sitio web: http://www.supuestamentedead.com
Ilustraciones: no tiene
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Punto de vista narrativo: 1ª/3ª persona en pasado

Sinopsis:
Aunque mis amigos creen que soy una chica increíblemente valiente por todas las cosas extrañas que hago, en realidad es todo fachada. Soy una de las personas más cobardes que han pisado la faz de la tierra; sin duda, la más cobarde que la ha pisado dos veces. Para las cosas importantes no soy más que una niñita asustada. La policía cree estar allí, rodeando a mis amigos (o algo peor) y, ¿Qué haría yo? Esconderme, ocultarme entre los arbustos para que no me vieran. Siempre escondida, así es la señorita Karen DeSonne.

Nota: 4,5/5

Reseña: Karen DeSonne está muerta. Es una zombi. Una discapacitada vital. Una persona con Distinto Factor Biótico. Murió y regresó de la muerte. Así, sin más, como muchos adolescentes que murieron en los últimos años.
Obviamente, tantos muertos vivientes no pasan desapercibidos ante la sociedad, ni ante los medios, ni mucho menos ante las familias de los jóvenes que "resucitan" a lo Lázaro. Y la sociedad -¡oh, sorpresa!- siente miedo ante ellos. Ante lo diferente. Ante lo inexplicable. Tal como lo demuestra el reverendo Mathers y su grupo anti-zombi, dispuesto a sembrar el odio -totalmente explicable y racional, por supuesto- hacia los discapacitados vitales. ¿La última genialidad extra-oficial de este grupo de intolerantes? Elaborar el falso asesinato de Guttridge, el abogado de Pete Martinsburg -quien mató a Adam Layman y lo convirtió en una persona con DFB-, y de su familia provocado por "zombis" -o, lo que es lo mismo en este caso, personas con factor biótico tradicional con caretas de zombis.
Karen, después de huir del tiroteo producido delante de la iglesia de Oakvale por un acto de protesta zombi, no está dispuesta a morir por segunda vez. Sabe que el asesinato de Guttridge fue una farsa. Y sabe que aquél presunto zombi que cojea en la grabación y que se hace pasar por Takayuki no es otro que Pete Martinsburg. Así que Karen, con unos movimientos fluidos y una belleza que envidiarían cualquier persona viva, pretende desenmascarar a Pete y salvar a los suyos para así ayudar a la causa zombi y al mismísimo Tommy Williams, aunque tenga que ocultar sus intenciones a Phoebe y a Adam.
Además, Karen ya no está dispuesta a perder el amor que ya perdió una vez.

Una de las peores cosas de suicidarse y volver a la vida es ver cómo todos los que te rodean asumen la responsabilidad de tu acto de egoísmo: "Si hubiera dicho tal, si hubiera hecho cual...". Al final, la responsable ni siquiera era yo, ¿cómo iban a serlo ellos? Es decir, está claro que sufría algún tipo de enfermedad, que era inestable. ¿Cómo iban a saberlo ellos?
Creo que por eso me evita mi madre, por la culpa. Hace que la gente se enfade y se vuelva fría. Esa parte es culpa mía.

FIN DE LOS SPOILERS

Daniel Waters lo vuelve a conseguir, y esta vez con más fuerza que en las dos novelas predecesoras a Extrañas apariencias. No es ningún secreto que tanto Generación dead como Beso de vida se encuentran entre mis novelas preferidas de literatura juvenil y ocupan un lugar más que predilecto en mi estantería -entre la trilogía de Los lobos de Mercy Falls y Los Juegos del Hambre-. Ahora bien, una vez finalizada la trilogía de Daniel Waters, puedo afirmar sin ningún tipo de duda que se trata de una de las series más originales dentro del panorama juvenil por un par de razones: en primer lugar, porque las criaturas sobrenaturales con las que trabaja Waters son zombis, algo a lo que no estamos acostumbrados debido a que es difícil moldear una historia con ellos; en segundo lugar, porque este autor ha conseguido moldearla de forma excelente; y en tercer y último lugar, por el gran mensaje que transmite Waters a partir de la metáfora que él mismo ha construido -un grito como pocos contra cualquier tipo de discriminación. Es por todo esto que me gusta tantísimo esta trilogía, especialmente por la última de las razones.

La narración de Daniel Waters es única como pocas: es sencilla y ligera, pero no por ello resulta simple; el autor sabe como decir muchas cosas, expresar grandes sentimientos, con pocas palabras o incluso con el simple acto de un personaje. Las descripciones, por otro lado, no son nada del otro mundo, explican lo justo y lo necesario y no se hacen ni pesadas ni retorcidas. Así pues, todos estos elementos no hacen más que propiciar que el ritmo de la novela sea el más correcto posible: fluido y ágil sin que se haga rápido ni precipitado.
Además, debo destacar la narración en primera persona de Karen DeSonne, predominante a lo largo de toda la novela, que hace que las situaciones vividas sean aún más crudas y que conozcamos mejor a este maravilloso personaje y su pasado; este ha sido, indudablemente, uno de los puntos fuertes de este último libro.

Respecto a los personajes, no puedo expresar más que alabanzas por como el autor ha conseguido construirlos y dotarlos de profundidad, sobre todo a Karen DeSonne: le ha dado su historia y ha conseguido proporcionarle la vida que tanto su distinto factor biótico como el papel le habían arrebatado. Además, en esta entrega también tendremos la oportunidad de profundizar en el odiado Pete Martinsburg y conocerle mejor. Y lo mismo pasa con los zombis más radicales, los Hijos de Romero, Takayuki, Tayshawn y Popeye. Sin embargo, los protagonistas de las otras dos novelas, Phoebe, Adam y Tommy, quedan relegados a un segundo plano, de modo que los echaremos un poco de menos.

Sobre el final... creo que sería el punto negativo de esta entrega, lo que me ha hecho ponerle un 4,5/5 y no el 5 redondo, ya que para ser el final de la trilogía queda demasiado abierto. No obstante, Waters consiguió emocionarme en el último capítulo, ganándose mi agrado y mi aprobación. Me expresaré mejor: como final de la trilogía, no me pareció demasiado adecuado, pero como final de este libro, lo consideré totalmente perfecto. De este modo, yo me quedaría con el final de Beso de vida y consideraría Extrañas apariencias como un "epílogo".

En resumidas cuentas, ¿recomendaría Extrañas apariencias a los lectores de la obra de Daniel Waters? Indudablemente, especialmente si ya os encandilaron u os gustaron las entregas anteriores. A los que aún no se han atrevido con la trilogía, ya les puedo decir que sin duda no se arrepentirán de leerla. Nos encontramos ante una de las sagas más originales que podemos encontrar actualmente en el mercado de la literatura juvenil en España y que, además, debería ser lectura obligatoria en los institutos por el increíble mensaje que transmite.

El autor: Daniel Waters


Existen muchos Daniel Waters en el mundo pero el autor de la trilogía Generación Dead es único, por su humor y su excéntrica creatividad.
Vive con su familia en Connecticut, con su mujer y su hija.

Biografía extraída de la solap
a de Generación Dead.





4 comentarios:

Mike 5 de agosto de 2012, 22:05  

No he leído la reseña más que por encima por eso de los spoilers, pero se ve que te ha encantado. A ver si me leo el segundo...

Jorge 5 de agosto de 2012, 23:32  

Leí por estos mundo de internet en un par de blogs americanos que la saga de Waters en principio constaría de seis partes, pero que la editorial que se los publicaba lo ha dejado colgado a la tercera amparándose en el tema de las ventas. Vamos, un "caso Cotrina" al otro lado del charco.

El final de "Extrañas apariencias" siempre me había dado la impresión de que no era un final (demasiadas historias abiertas) sino un continuará.

Espero por el bien de una de las mejores series juveniles que se han publicado que Waters pueda continuarla pronto. Y nosotros leerla, claro.

Matt 5 de agosto de 2012, 23:39  

@Jorge:
Vaya, no tenía ni idea... de ser así es una verdadera pérdida y una gran injusticia, ya que es una serie magnífica y es una pena que no venda ni cobre fama... Pero el mundo editorial es así: muchas veces tienen éxito mediocridades repetidas hasta la saciedad y otras una serie con un gran potencial pasa desapercibida o es incluso menospreciada.
En fin, solo queda esperar que una editorial decida continuar la saga como pasó aquí con el ejemplo que has señalado, el de Cotrina.

¡Saludos y gracias por comentar!

Hikari 6 de agosto de 2012, 12:26  

La verdad es que no he tenido la oportunidad de leer estos libros. Tiene buena pinta, aunque las portadas por ejemplo no me gustan demasiado... Y si estoy leyendo que está paralizada su publicación...es una pena la verdad. Besos!

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP