viernes, 17 de agosto de 2012

Vago empedernido

Mientras estudiaba para la Selectividad, mi mente se concentraba mayormente en intentar memorizar la filosofía de Descartes, un cuadro de Monet y el Plan General Contable; aún así, una pequeña parte de mi cerebro se dedicaba a fantasear en aquello que haría durante las tan ansiadas vacaciones de verano: leer, escribir, bloguear, salvar Hyrule por enésima vez y, siendo totalmente sinceros, dormir.


Y cuando acabé con los malditos exámenes, no tardé demasiado en cumplir mis planes. Así que leí, escribí y blogueé mientras salvaba Hyrule (y por la noche dormía). Y yo, dominado por el afán de aprovechar el tiempo y de hacer todo aquéllo que no pude realizar durante el curso, me olvidé de lo más importante de las vacaciones, en lo que realmente consisten, y descubrí por qué no las estaba disfrutando tanto como pensaba que lo haría... Me olvidé de perder el tiempo. Olvidé de disfrutar de esa sensación... de notar como el tiempo se escurre entre las manos de uno como la fina arena del desierto. Me concentré en aprovechar cada grano que se escurría por el fino cuello del reloj en lugar de pensar que, durante estos meses, podía permitirme el lujo de desperdiciarlos, algo que no sentía desde hacía dos años.

Y por eso he estado una semana entera sin pronunciarme por aquí, cosa que me dolía en el alma. Ahora aprovecho para decir que tal vez esté una semana más en silencio... pero en un silencio aparente, pues intentaré (atención, intentaré, que no prometo) escribir muchas entradas, ya que tengo demasiados clásicos, algún cómic y un par de libros juveniles pendientes de reseñar, y programarlas a lo largo de las siguientes semanas, para así poder disfrutar también del tiempo libre.
Así que sí, básicamente, lo que vengo a decir es que me tomaré unos días de total descanso, al menos avisándolo, pero también quiero dejaros claro que no pienso abandonar el blog, sino todo lo contrario: si me tomo esta semana sabática es precisamente para estar después a tope con el blog.

A vaguear, que todos nos lo merecemos.

7 comentarios:

WHO? OHM! 17 de agosto de 2012, 16:03  

Qué bonito lo de la arena...

A mí me gusta mucho tenerte por aquí, pero claro, si tú tienes ganas de estar. Qué te voy a decir yo del derecho a vaguear si es el resumen de mi vida, jajaja.

Besico :>

Liz 17 de agosto de 2012, 22:24  

Todos merecemos vagar y yo podre a partir de la proxima semana ;DDDD

Liz 17 de agosto de 2012, 22:25  

Totalmente de acuerdo. A vagar (yo aun no puedo >.<)

Javier Ruescas 18 de agosto de 2012, 2:47  

A mí se me ha olvidado cómo se hacía eso de vaguear. Disfruta tú que puedes de perder el tiempo!

claire 18 de agosto de 2012, 11:23  

Claro que si! que descanses en paz... ui, esto queda un poco raro... xD que vaya bien el descanso y disfruta de las vacaciones!! ^^

Deigar 21 de agosto de 2012, 4:08  

Bravo, hombre, a vaguear mientras se pueda. Yo hace mucho que no dejo que el tiempo se pierda. No tengo qué perder.

¡Que vaya bien con eso!

Patry-Chan 2 de septiembre de 2012, 11:47  

Uf, que identificada me he sentido!!! A mí me ha pasado justamente esto estos días, he querido aprovechar las vacaciones para hacer lo que durante todo el año no he hecho (y he ido a tope porque he escrito 2 libros en un solo verano jaja)y no he tenido en cuenta que el cuerpo me pedía hacer el vago, y teniendo en cuenta que solo tengo 15 días de vacaciones al año...uff me siento mal por no haber descansado...
En fin, aprovecha mucho para vaguear que en cuanto entres en la uni desearás volver a bachillerato.

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP