miércoles, 23 de febrero de 2011

Reseña: Extras (Saga Traición 4)

CONTIENE SPOILERS DE LAS ENTREGAS ANTERIORES

Título: Extras
Título original:
Extras
Autor:
Scott Westerfeld
Año de publi
cación: 2011
Editorial:
Montena
ISBN: 9788484416913
Precio:
15,95 €
Páginas:
416
Edad:
+ 13
Saga:

Película:
no
Sitio web: no
Ilustraciones: no
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Narración: 3
ª persona en pasado


Sinopsis:

Tras el fin de la era de los perfectos, un nuevo mundo se abre camino... aunque no es necesariamente un mundo mejor.

Si no eres popular…
no existes.


Tras el fin de la era de los perfectos, la sociedad está sumida en un renacimiento completo… en el que la popularidad manda. Ser famoso implica tener mejor casa, mejor ropa e incluso mejores amigos. En cambio, no serlo te convierte en invisible, en un perdedor, en un completo desconocido. En definitiva, en un extra.

Aya Fuse lo es. Pero a sus quince años hay algo que tiene ya muy claro: por nada del mundo piensa resignarse al anonimato. Y está dispuesta a todo para hacer realidad sus sueños…


Nota: 4/5


Reseña: Aya Fuse tiene quince años, aún no se ha sometido a la cirugía -libre de retoques mentales- y es una extra. Una anónima. Una doña Nadie. Una invisible. Vamos, que ni Dios la conoce. Y eso la pobre no lo soporta. ¡Ella quiere ser famosa!
Desde que en su ciudad, después de la lluvia mental, se estableció la economía de la reputación, todo el mundo intenta tener el rango facial más elevado posible para poder vivir mejor y ser reconocido, y es que si eres famoso tienes mejor casa, mejor ropa, mejores cosas... en definitiva, que vives como un rey y toda la gente te adora. Una de las mejores formas de conseguirlo es siendo un reconocido lanzador (una especie de periodista, para que nos entendamos) y colgar vídeos en tu fuente que a la gente le interese -y no fotos de tu mascota-.
Y sí, lo habéis adivinado, Aya es una lanzadora, y aunque hace reportajes realmente interesantes la gente no le hace ni caso... Su rango facial no baja de las seis cifras... Pero más suerte tiene su hermano Hiro, reconocidísimo allá adónde va.
Pero Aya no piensa rendirse. Aya hará todo lo que sea posible por ser famosa y por conseguir una invitación a la fiesta de las Mil Caras de Nana Love. Y para ello, no dudará en seguir a las Chicas Astutas allá adonde vayan para conseguir un gran reportaje... pero... ¿y si las Chicas Astutas se enteran de los objetivos de Aya? ¿Y si otra historia está escondida ahí afuera... algo incluso más revolucionario que la lluvia mental?

Las fuentes del gobierno siempre estaban diciendo que la era de la perfección había terminado para siempre, que la humanidad se había liberado definitivamente de los siglos de cabezas de burbuja. Aseguraban que las divisiones entre imperfectos, perfectos y oxidados habían desaparecido. En los últimos tres años, el desarrollo de multitud de nuevas tecnologías había puesto el futuro nuevamente en movimiento.
No obstante, en opinión de Aya, la lluvia mental no lo había cambiado todo...
Tener quince años seguía siendo un coñazo.

FIN DE LOS SPOILERS

Bajo éste simple -al principio- argumento, Scott Westerfeld da punto y final -ésta vez sí, sin excusas- a su saga de ciencia-ficción juvenil abordando otro de los temas que preocupan a los jóvenes adolescentes, al igual como ya lo hizo con la belleza y la cirugía: la popularidad (al menos en los adolescentes americanos, porque a lo que es a mi, me importa realmente poco que me conozca todo el instituto o no). Cómo siempre en ésta saga, Westerfeld le da la vuelta a la tortilla para hacernos pensar si de verdad es tan importante la popularidad, si ciertamente importa que te conozcan o que te consideren un Dios y si de verdad es tan genial ser famoso como lo pintan.

Eso sí, amigos, que mis palabras no os confundan, que Scott no os va a "sorprender" con algo moralista, filosófico, que os haga pensar con toques bíblicos y os aburra; vuestras neuronas se divertirán y se lo pasarán chachi (no me puedo creer que haya escrito chachi en una reseña) mientras vegetan tranquilamente, como siempre ♥

La narración de Westerfeld sigue exactamente en la misma linea que en los libros anteriores: al principio cuesta de leer y se hace difícil, pero en cuanto te acostumbras, las palabras fluyen de forma impecable y perfecta... sinceramente, y sin metáforas ni comparaciones absurdas, leer a éste autor siempre es un placer debido a su prosa, que cuesta al principio, sí, pero luego es genial. Ésta vez, además, si no me equivoco, la novela no cuenta con uno de esos adjetivos que van repitiendo constantemente... un alivio para muchos, un punto en contra para mi, pues me entusiasmaban (echo MUCHO de menos el "chispeante" de los Perfectos, en serio) y me parecían uno de los encantos de la saga, que le aportaba realismo al ámbito juvenil, funcionando al igual que una jerga de los distintos grupos urbanos (imperfectos, perfectos y especiales).

Las descripciones podrían ser uno de los inconvenientes del libro; no es que abunden ni aburran, pero hay muchas escenas de acción y persecución y yo... bueno, no soy bueno para ello y no me enteraba demasiado (ésto me lo atribuyo sólo a mi, que conste). El ritmo es lo que, sin duda, me ha gustado más -aparte de la trama-: rápido, ágil... no podía parar de pasar página... aunque el argumento de la novela ayudaba, sólo puedo decir "guau".

Sobre los personajes... tan increíbles como siempre: Aya me ha gustado, no me ha caído mal y me ha parecido una buena protagonista -excepto al principio del libro- peeeeeeeero... jo, es que Tally era mucha Tally.

Aunque Aya tiene agallas, no hay nadie como Youngblood, aunque claro, a ella la seguimos durante tres libros, admirando su asombrosa evolución piscológica y compartiendo sus emociones, en cambio Fuse sólo tiene un libro para mostrarnos todo su potencial.
Frizz me ha parecido un personaje verdaderamente curioso y con una resolución muy, a mi parecer, profunda.
Las Chicas Astutas son sencillamente la hostia, aunque sin saber porqué me recordaban al grupito de Manami (Life), seguramente porque el libro se ambienta en lo que ahora conocemos como Japón y eran todas japonesas...
Sobre los demás personajes que aparecen... no diré nada, porque para mi fue de las mejores sorpresas de toda la obra.

Y el final... como ya dije me gustó muchísimo. Cierra de todas todas la saga, dando un final más específico sobre lo que les deparará a los personajes, no algo tan abierto y general como lo que nos explicó Especiales en su momento.

En conclusión, Extras es una novela que se puede leer independientemente de la trilogía principal, cosa que no aconsejo si tienes interés en leerla (pues, prácticamente, nos resumen los hechos más importantes y cruciales de toda la saga, pero con menos emoción y peso), y que da un cierre mejor y más específico a la historia distópica del mundo de Tally y Aya.
Con un ritmo asombrosamente ágil y una prosa perfecta, Scott nos vuelve a sumergir en su visión del futuro para no volver más (a no ser que se saque un 5º de la manga). ¿Recomendable? Sí, y aún más si ya has leído la trilogía.

[Agradecimientos a Montena]

10 comentarios:

Aineric 23 de febrero de 2011, 22:12  

Totalmente de acuerdo, aunque si había palabrejas que se repetían, como rango facial, tecnocerebro, lluvia mental, fuentes, lanzadores y demás; pero nada comparado con los tres anteriores.

A mí Aya sí que me cayó mal, me pareció demasiado superficial, aunque entiendo que era lo que Scott pretendía.

Muy buena reseña! ^^

Mike 23 de febrero de 2011, 23:12  

No he leído la reseña nada más que por encima porque quiero que me sorprenda, pero ya veo que pinta bastante bien. ¡Dentro de poco lo devoraré!

Ely Cervantes 24 de febrero de 2011, 0:28  

:O me brinqué toda la reseña porque no he leido los libros T__T

asi que sólo diré que QUIERO LEERLOS :3 pero siempre me olvido de buscarlos en la librería xD

Besos <3

July 24 de febrero de 2011, 0:41  

Hace poco termine de leer especiales y estoy esperando que publiquen extras! se ve que el mundo cambio bastante desde especiales :P ahora lo importante es ser popular. Realmente eso parece ser muy importante para los adolecentes americanos por alguna razon, yo soy de tu misma opinion jajaja relamente eso no me interesa, mejor pasar desapercibido jaja
voy a extrañar la palabra chispeante :P y cabezas de burbuja jajaja aunque seguro que palabras raras va a haber un monton como siempre XD
gracias por la reseña!
besos!

Patry-Chan 24 de febrero de 2011, 10:06  

Ains, no me leo la reseña porque no he leído ningun libro y no quiero espoilers de anteriores (no he mirado si hay o no en tu reseña por miedo a leer algo que no toca >.< lo siento).
Mucha gente sigue esta saga, y será por algo, así que a ver si me pongo las pilas y me los leo :D

¡Un saludo!

Nebe 24 de febrero de 2011, 18:29  

He leído por encima para no spoilearme, pero viendo las reseñas, está claro que tendré que probar esta saga pues aún no la he empezado.

Un saludo

Eneri 26 de febrero de 2011, 21:13  

Poco que añadir a tu reseña. Simplemente decir la razón que tienes sobre lo mucho de menos que se echa a Tally (aunque bueno, a la mitad del libro pase lo que pase xD).
Y es gracioso, porque a mí Tally me caía a veces bastante mal, pero en cuanto leí cosas como Aya-la y chispeante fue "volver a casa" otra vez^^

KhrisTinna 27 de febrero de 2011, 13:26  

*O* Qué guay, a ver si me leo el segundo y sigo con la colección :P
¡Besos!

Elisa 27 de febrero de 2011, 23:44  

Muchas gracias por la reseña!!!tengo ganas de leerme este libro, aunque antes me tengo que leer los anteriores

albaa! 30 de junio de 2011, 1:40  

Holaa!
uy buena reseña, lo tengo esperando para ser leido, pero le tengo bastantes ganas la verdad. Y estoy de acuerdo contigo en el que se pasan de descripciones en las mil persecuciones, yo tampoco me enteraba de nada en los anteriores xD

un saludo!

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP