viernes, 23 de diciembre de 2011

Del plagio por encima de la calidad

Hacía ya un tiempo que esta entrada daba vueltas por mi cabeza, buscando el tiempo inexistente para poder escribirla y colgarla, y todo por dos razones: una, para aparentar, como siempre, que no tengo el blog más abandonado que un yogur Hacendado en un colegio privado, y dos, por una conversación que tuve, hará un mes, un lunes cruel y largo como un día sin pan, con una compañera de mi instituto. La cosa fue así:


-¡Maaatt! ¡Este finde he visto la peli de Orgullo y prejuicio!
-¿Ah, sí? ¡Qué guay! ¿Y qué? ¿Te gustó?
-¡Sí, sí! Es súper bonita, me encantó. ¡Qué fuerte lo de Wickham!, ¿eh? ¡Y no veas como se las gasta Elizabeth!
-¡Síii!
Risas.
-Pero... es una historia muy típica, ¿no?


-¿Porqué lo dices?
-Ya sabes... chica conoce a chico, no se gustan, se odian, luego se conocen, niegan sus sentimientos, acaban enamorados perdidamente...
-Bueno... -dije, intentando hacerme el tolerante y rezando a Dios para que me diera paciencia no fuerza para tirarle la obra entera de Austen a la cabeza- ¿Eres consciente de que Orgullo y prejuicio tiene como 200 años, verdad? Todas las historias posteriores, las comedias románticas actuales, están basadas en el planteamiento de la novela de Jane Austen.
-Ya, ya; pero eso no es excusa. Desde la Grecia clásica hay historias así...
-Bueno, tal vez...


Vale, llamadme inculto si es así, pero yo, con el único conocimiento básico de literatura comparada al estudiar en primero de bachillerato Literatura Universal, no conozco ninguna obra con el mismo argumento que Orgullo y prejuicio anterior al siglo XVII y/o perteneciente a la Grecia arcaica/clásica/helenística. Bueno, ¿contamos el impulso sexual inesperado de Edipo hacia Yocasta sin saber que era su madre? Si es así, si existe alguna, iluminadme, lo digo seriamente.

Dejando de lado la existencia o no de una obra similar, ¿importaría algo? ¿Le quitaría el mérito a Jane Austen de haber escrito una obra que reflejara tan bien el comportamiento del juicio humano, las equivocaciones que este puede cometer, y las pasiones serenas si ya hubiera existido una obra con el mismo argumento? Bueno, coincidiremos todos en que primero tendríamos que leernos ambas, juzgar cuál es la de mayor calidad y decidir si OyP es un mal plagio o un buen replanteamiento de la misma historia. Y es aquí donde quería yo llegar.

Cualquiera con unas nociones básicas de literatura sabe que Madame Bovary (Gustave Flaubert), Ana Karenina (León Tolstói) y La Regenta (Leopoldo Alas, "Clarín") tratan exactamente sobre lo mismo: una mujer que, cansada de la soporífera vida matrimonial y enfrontada con la sociedad asfixiante que la rodea, busca el aliciente y las pasiones que solo el adulterio le puede proporcionar, además de contener una profunda crítica social sobre la hipocresía de la burguesía y el clero del siglo XIX -en La Regenta, algo menos que en las otras y más puritana, con la Iglesia y Cánovas hemos topado-; y sin embargo, las tres están igual de valoradas y se consideran obras maestras de su literatura (yo, esto, no me pienso parar a comprobarlo a mis 17 años, bastante tengo ya en mi cabeza para leer tres obras realistas que se acercan o superan las 1000 páginas).

¿A qué conclusión podemos llegar con esto? Que la originalidad, lo que valoramos tanto en la literatura actualmente, no es más importante que el estilo y la narración. Pongamos ejemplos más actuales y más típicos: la literatura juvenil VAMPÍRICA. ¿Cuántos libros hemos leído de chicas de poco más de 16 años, sociópatas, que se enamoran de un vampiro de poco más de 16 años -cumplidos hace cientos- igual o más sociópata que ellas? Pues miles, supongo, si no no frecuentaríais un blog de literatura juvenil como el mío. Pongamos como referente a todos estos libros la saga de Crónicas vampíricas (Vampire Diaries) de L. J. Smith -la tetralogía original de 1991-. Bien, siguiendo el razonamiento de la originalidad versus plagio, la historia de Edward y Bella en Crepúsculo es exactamente igual a la de los hermanos Salvatore. La historia de Claire, Michael y de los vampiros de Morganville es muy parecida a la de Crepúsculo. Bianca y Lucas llevan a cabo su affair amoroso en la academia Medianoche como Claire en Morganville. Y, por supuestísimo, Rose y Dimitri no hacen más que emular a Bianca y a Lucas pero en la Academia St Vladimir. Seamos realistas: todas estas novelas parten de una misma base, el ya mencionado romance entre una chica humana y un vampiro u otro ser sobrenatural. Ahora bien, ¿podemos comparar el argumento, y dicho sea de paso, la calidad, de estas novelas entre sí? Cualquiera que las haya leído sabrá que no. Que Rose dista mucho de lo que es Bella, y que Dimitri es totalmente diferente a Edward; que aunque Vampire Academy suceda en un internado elitista no se parece ni remotamente a Medianoche. Cuál es mi sorpresa cuando recomiendo esta saga a mis amigos y me dicen "¿Aún te gustan las novelas de vampiros? ¡Si es más de lo mismo!". Y puede que así sea, que lo mucho cansa y lo poco gusta. Y que son pocas las novelas que se publican actualmente que incluyen algo diferente a las ya leídas, a parte de la especie sobrenatural a la que pertenece el chico malo.

Otro ejemplo, con el cual seré breve: ¿alguien que se haya leído -y le hayan gustado- Los Juegos del Hambre gives a shit sobre su similitud con Battle Royale, respecto a lo de encerrar a unos cuantos adolescentes en un campo de batalla para que sobreviva solo uno? Me responderé yo mismo: no. Al menos, yo no. Porque dejando de lado la muerte, la sangre y los adolescentes asesinos, Battle Royale y Los Juegos del Hambre no se parecen una absoluta y mismísima *pitido*.

Para acabar, otro más para volver a la obra más conocida de J. A.: El diario de Bridget Jones. Es una verdad mundialmente reconocida que la obra de Helen Fielding, o al menos su adaptación cinematográfica, es una versión moderna de Orgullo y prejuicio. Sin ir más lejos, el protagonista masculino, a parte de ser asquerosamente rico y altivo, se llama Mark Darcy; Daniel Cleaver hace el papel de Wickham y Bridget es una Elizabeth Bennet verdaderamente solterona y algo vulgar (pero genial). Fans de ambos libros, ¿os importa? ¿Os parece más mala El diario de Bridget Jones por ser tan parecida a Orgullo y prejuicio? Porque a mi, que H. F. bebiera totalmente de J. A. me importa más bien poco y disfruto de ambas.

Entonces, ¿de verdad importa si ya existe alguna otra historia con un mismo planteamiento? Bueno, importará, tal vez, para el escritor original -aunque si seguimos con el ejemplo de L. J. Smith, no creo que se queje mucho, pues el tirón de Crepúsculo le ha servido para que sus libros se vendan de nuevo casi veinte años después y, encima, se publiquen por primera vez en otros países, como en el caso de España-. Es decir, si se mejora el argumento principal y no se hace una copia absurda, pobre y sin ningún tipo de originalidad añadida... ¿verdaderamente existe un problema? Pero no me malinterpretéis, tampoco estoy diciendo que es plan de copiar coma por coma y punto por punto la obra original añadiéndole una narración mejorada... Ahora bien, si la obra resulta rezumar una originalidad bajo cero y un estilo penoso que no nos hace olvidar que su tema ya ha sido explotado... bien, eso ya es motivo de queja.

Tal vez no deberíamos comportarnos como Darcy ni prejuzgar como Elizabeth Bennet.

13 comentarios:

Paula RHCP 23 de diciembre de 2011, 19:03  

Comparto totalmente tu opinión: ¿por qué coño nos importa menos la calidad? O más bien ¿por qué apenas disfrutamos de ella? Cada novela es diferente, tiene un detalle, por mínimo que sea, que las diferencia unas de otras.
Por cierto, la comparación de Orgullo y Prejucio con Bridget Jones es genial, ¡nunca había caído!
Un saludo y una entrada maravillosa :)

Mike 23 de diciembre de 2011, 19:06  

Hay copias malas y copias buenas, pero también hay que tener en cuenta que está todo inventado. Es muy difícil dar con algo absolutamente original.

Me han gustado los ejemplos que has puesto de libros vampíricos, aunque de ellos solo he leído VA y Crepúsculo. Las bases son similares, sí, pero las historias y los personajes son completamente diferentes.

PD: Un Anna Karenina marchando para ti :)

Ayashi 23 de diciembre de 2011, 19:20  

Estoy absolutamente de acuerdo contigo. Admitámoslo, es muy difícil ser 100% original en una novela. Siempre va a haber algo parecido a otro algo, así que, ¿por qué tanto dilema con el "más de lo mismo"? Lo que realmente importa es cómo lleves un mismo argumento, cómo sean los personajes, cómo lo escribas,...El estilo hace mucho.

Bubbles 23 de diciembre de 2011, 21:19  

Totalmente de acuerdo.
Es raro que una novela sea original 100% raro raro, siempre hay unas bases ya asentadas en muchas novelas, el amor en formato de triángulo, amores imposibles, u odios que terminan siendo amores, todos se basan en ellos (los que tienen amor claro) y luego a raíz de eso se desarrolla de una manera u otra. Siempre y cuando no sea una burda copia, no me parece mal. Siempre queremos algo 'nuevo' en ella para que no nos resulte repetitivo, pero igualmente, ¿cuántas novelas están basadas en Romeo y Julieta, en Orgullo y Prejuicio y seguimos leyéndolas y enganchándonos como nadie? Pues lo dicho, totalmente de acuerdo.

Samira 23 de diciembre de 2011, 22:15  

Un muy buen artículo. Realmente es difícil ser original, pero realmente cada novela aporta una historia nueva, no debemos tampoco despreciarla ^^

Lea Eleniak 23 de diciembre de 2011, 22:26  

http://i1222.photobucket.com/albums/dd499/eskobas/aplauso.gif
Que puedo decir. Muy bien dicho todo, estoy completamente de acuerdo,cásate conmigo, métemela hasta en el bolso.
Que unos libros tengan el mismo tema no significa que sean todos un plagio sin originalidad, véase la variedad vampírica.
Pero tú no te enfurruñes tonto, no les hagas caso. A mí el otro día me dijeron que Crónicas Vampíricas era una mierda que plagiaba a Crepúsculo. Me indigné como una señora andaluza y me fui. Que poca vergüensa, tener jamigos para esto.

Annika 23 de diciembre de 2011, 23:58  

Muy buen artículo, sí señor!
También comparto la opinión. En cierto modo, está todo inventado y es muy difícil, por no decir imposible, conseguir algo 100% nuevo.
Me quedo con una frase que has puesto: "decidir si es un mal plagio o un buen replanteamiento de la misma historia." No es lo mismo una simple copia mal hecha que darle otra vuelta de tuerca y punto de vista a la misma base.
Me ha gustado mucho esta entrada!
Besos! :)

Annie 24 de diciembre de 2011, 2:44  

Personalmente, la originalidad me importa y mucho, pero coincido con que no hay que prejuzgar por eso. Lo que considero obligatorio es siempre hablar con base (después de haber leído/visto aquello que queremos criticar), es el mejor ejercicio.

En fín, en general coincido, pero ¿no podría haber sido otro libro que trajera "similares" en vez de Crepúsculo?

Besos

Matt 24 de diciembre de 2011, 12:55  

@Annie : No he acabado de entender tu pregunta, ¿te refieres a si no podría haber puesto otro ejemplo o a si podría haber sido otro libro el que hubiera creado similares?
Si es a lo primero, la respuesta es no, pues es un ejemplo que todos los lectores del blog, creo yo, entienden perfectamente. Además, pongo otros ejemplos, como el de las novelas realistas del siglo XIX, LJDH/Battle Royale y El diario de Bridget Jones.
Si te refieres a lo segundo, si te fijas bien verás que digo que la saga de L.J. Smith fue la que, más o menos, empezó a explotar el tema vampírico JUVENIL (lo recalco porque en el aspecto adulto tenemos a Anne Rice) en el extranjero (además de la saga Almas gemelas de Elizabeth Chandler), pero que fue Crepúsculo la que produjo todo el BOOM actual.

Si tu pregunta no se refería a ninguno de esos aspectos, dímelo y te responderé como es debido (perdón por no entenderte bien, últimamente estoy muy espeso xD).

¡Saludos y gracias por comentar!

Annie 24 de diciembre de 2011, 15:09  

Mi pregunta era retórica, disculpa la confusión, es que considero que con Crepúsculo la "copia" fue más allá del tema de vampiros. Ahora tenemos triángulos amorosos y protagonistas que caen en la categoría "damiselas en peligro" y una gama de personajes mitológicos "modernizados".

Pasamos de vampiros a lobos/ángeles/hadas/trolls/zombies/aliens pero el contenido es el mismo (hasta escenas muy similares) y eso se nota más que lo literal.

Me explayé bastante, saludos :)

Matt 24 de diciembre de 2011, 16:00  

@Annie : Vaaaale, ahora te entiendo xDDD Yo he tenido la suerte de no caer en esas novelas, aunque sí es cierto que las hay, y es una pena.

¡Saludos y gracias por comentar!

Aineric 25 de diciembre de 2011, 19:47  

Totalmente de acuerdo, es imposible hoy en día crear una historia que de alguna forma no se parezca a otra obra anterior, la calidad es lo que diferencia.

Matilda 28 de diciembre de 2011, 20:34  

Al hilo de esta entrada (que era la que intentaba leer en twitter y no podía) te comento algo que dijo un arquitecto: que todo es "tradición o plagio". Es decir, que las cosas forman parte de una evolución en la que tú simplemente avanzas un paso más... o directamente son una copia.

Yo considero que hoy día no hay nada enteramente original. Hay "detalles" originales y combinaciones nuevas, pero ya está. Y cuando encuentras una idea que te parece original, no es que lo sea: es que tú no conoces sus infuencias. Yo normalmente utilizo "original" (en las reseñas y demás) cuando quiero decir "infrecuente".

Pero bueno, lo mejor que se puede hacer frente a gente que descarta un libro (y más un clásico) por ser poco original es sonreír y asentir. Recuerdo cuando alguien de mi familia comentó de pasada que no había podido con Harry Potter por su mala calidad. Todos asentimos y seguimos tomando sopa. Pues eso xD

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP